Los ríos han sido siempre vías de acceso en todo el pleno sentido de la palabra, desde el más físico, comida, transporte al más existencial, sin agua no hay vida, pasando por el acceso a la belleza que el correr de un río produce en el alma.

Ahora son sólo vías de desecho de mil locuras coontemporáneas, Territorios vivos nos invita a custodiar esta venas de agua que son la sangre de la tierra.

(Visited 167 times, 1 visits today)