El Mundo ecológico nos trae esta interesante noticia, que podría ser ejemplo para muchas ciudades que han convertido a sus árboles en basureros u urinarios caninos: “El pasado 7 de octubre los comerciantes de Lavapiés se movilizaron para transformar los alcorques del barrio, espacios sucios y abandonados, en puntos de encuentro verdes, en lugar de reunión y dinamización social. El movimiento, denominado “Lavapiés se planta“, fue coordinado y promocionado por la Asociación de Comerciantes de Lavapiés y la cooperativa Germinando. “

Leer más

(Visited 87 times, 1 visits today)