Gema Gómez tiene un discurso lleno de credibilidad, de honestidad y de búsqueda de soluciones para un sector que mueve millones de euros al año.

Y que mueve también graves impactos ambientales, contaminando ríos y acuíferos por todo el mundo.

Y que mueve graves injusticias sociales siendo responsable de la esclavitud de miles de niños y mujeres por todo el planeta.

Mientras el primer mundo no acepte que sus camisetas de “todo a cien” consumen el 25% de los pesticidas usados en agricultura y refrenen su avidez por tener cinco nuevas cada temporada, pues comprendan que una camiseta a 5 € lleva detrás las lágrimas de un esclavo moderno, harán falta personas valientes como Gema y sus Jornadas serán una oportunidad para despertar a otra manera de hacer las cosas y otra manera de consumir.

Reinventemos juntos el paradigma económico, en todas sus áreas, desde su núcleo: nuestra insaciabilidad.

(Visited 58 times, 1 visits today)