Escondidos en las escrituras que fundaron nuestra civilización cristiana, raíces de las que todos bebemos, aunque muchos renieguen de ellas, se hayan secretos, misterios numinosos, ocultos para la mayoría, que no ven cuando miran, pues se necesita una conversión de la mirada, una purificación que permita a la delicadeza del fruto, hecho palabra de espíritu, abrirse ante la pureza de quien lo contempla.
Nos hemos ido a los márgenes, en busca de una exégesis diferente. Fecundada por la advaita vedanta Esperanza Borús, discípula del maestro advaita Jean Klein, recoge el testigo de Roberto Plá, el cual buceó con un corazón abierto y lúcido en las profundidades del Evangelio y continúa indagando, con una vida de entrega, en esa buena nueva que acontece en aquel que hace silencio, para que el Rey del mundo se haga Palabra de Luz, redimiendo nuestras sombras.

(Visited 111 times, 1 visits today)