Elías Capriles buscó y encontró en el Dzogchén, considerado dentro del budismo tibetano como el vehículo supremo, un camino de liberación.

En esta entrevista el tiempo se suspendió, y las palabras manaban de la presencia y nos sumergimos en una vía diferente de la vía de transformación constituida por el tantrismo y de la vía de renuncia constituida por el sutrayana ( hinayana y mahayana ).

Seguimos desenvolviendo hilos dorados de la sabiduría universal.

(Visited 281 times, 1 visits today)