De nuevo el Zen, ese recogimiento profundo de la mente, vuelve a tendernos un Hilo de Ariadna, en esta ocasión de la mano firme y sencilla de una Maestra Zen alemana que vive entre nosotros desde el año 1962 enseñando ese “Ser de Dios que es mi propio ser”.

Carmen Monske se formó con los maestros Willigis Jäger y Robert Aitken y alimentó la Luz del despertar con el aceite de toda una vida profundizando en el zazen y en el Koan como llaves maestras que abren la puerta a nuestra naturaleza más profunda. Esa realidad verdadera que nos convoca más allá del más allá hasta la consumación última.

Palabras sabias para tiempos complejos.

(Visited 710 times, 1 visits today)