Es en la semilla desde donde surgen los futuros árboles, los futuros ciudadanos del mundo. La infancia es una semilla de futuro que no nos podemos permitir troquelar en un modelo agroalimentario hostil a la vida. Nuestros hijos, futuros políticos, banqueros, médicos, maestros han de crecer sanos, fuertes, llenos de vida, de energía para crear sociedad, para crear hermandad con una tierra que han de saboreardesde el principio en sus paladares y en sus células .

Sabor a tierra, a naturaleza para crear una nueva mirada hacia la generosa madre que da sus frutos, sin pesticidas, sin disruptores endocrinos, sin alergias, sin asma, sin TDHA, sin autismo pandémico.

Eso y mucho más defiende la iniciativa de FUHEM que nos cuenta Luis González Reyes con claridad meridiana.

(Visited 83 times, 1 visits today)