Muchos de los que conocen a este autor prolífico, Félix Rodrigo Mora, que publica incansablemente todo tipo de investigaciones sobre la cultura rural, el estado de bienestar, señalando sus intrínsecas contradicciones; sobre la mujer, la Edad Media y temas tan variados como el propio calidoscopio de lo que construye lo social, y que despierta pasiones a favor y en contra por la radicalidad de sus postulados, quedarán asombrados al ver a lo largo de la entrevista como los valores trascendentes, que definen para él lo humano, están íntimamente cerca de la cosmovisión del cristianismo.

Asombrados al ver como la búsqueda de la verdad que ha animado su trayectoria vital hace desembocar su pensamiento original en el más universal y eterno: el amor. Hacia el otro, hacia el prójimo.

Hasta el punto de defender, como el Jesús de nuestra historia, que dar la vida por el amigo es el mayor acto de amor, no en un acto heroico, que también, sino una vida vivida desde la convivencialidad cotidiana, que exige sacrificio y esfuerzo, dos antídotos para el pueblo que yace dormido en la sociedad del espectáculo y el sueño, que se está volviendo pesadilla para demasiados, para todos aquellos que han olvidado la raíz de la condición humana.

(Visited 951 times, 1 visits today)